Nuestra tienda usa cookies

Alguna de estas cookies son esenciales para el funcionamiento de la tienda, mientras que otras nos ayudan a mejorar tu experiencia aportándonos datos sobre como usáis el sitio. Para una información más detallada de las cookies que usamos, por favor, revisa nuestra Pólitica de Cookies

Acepta la configuración

Abrigos y cobertores de porteo: ventajas y uso

Publicado por Eloisa 26/01/2019 0 Comentario(s)

Llegó el invierno y salir de casa con un bebé se convierte en un ejercicio de malabarismo constante. 

 

El bebé, además, va en su abrigo dentro del carro para no pasar frío, con gorro, bufanda, guantes y toda la parafernalia. A eso súmale tu abrigo, paraguas, gorro, bufanda, la bolsa o mochila con las cosas del bebé y las tuyas y ya tienes, como mínimo, diez minutos de preparación antes de salir de casa.

 

Llevar a tu bebé en un portabebé ergonómico te evita tener que cargar con el carrito, el plástico para la lluvia, la funda para mantener al niño caliente. 

 

El porteo, además de satisfacer las necesidades de contacto del bebé, puede ser un gran aliado a la hora de dotarnos de movilidad en situaciones como esta.

 

Nos podemos evitar el carrito y todo el follón que conlleva y, simplemente, subirnos al bebé en su portabebé con nosotros y salir a pasar, a la compra, a los recados, a visitar a un familiar o a recoger a los hermanos mayores del cole en un momento.

 

Pero en invierno muchas veces nos surge la duda sobre qué es mejor ¿abrigar al bebé y luego subirlo en el portabebé o utilizar una prenda de abrigo específica para el porteo?

 

Nosotras te recomendamos que elijas una prenda de abrigo específica para el porteo. Abrigar al bebé y subirlo luego en el portabebé es, desde nuestro punto de vista, una práctica a evitar por las siguientes razones:

 

 

¿Por qué no subir a un bebé en un portabebé o mochila con un buzo?

  • Las típicas prendas de abrigo para bebé son buzos de cuerpo entero. Si intentemos subirle con esta prenda en su portabebé tendremos que cambiar los ajustes ya que el bebé abultará bastante más. Además, con este tipo de prendas es difícil tener una noción exacta de la posición del cuerpo del bebé y probablemente no logremos un ajuste ideal dentro del portabebé.
  • Además, si el bebé va abrigado, el adulto se tendrá que colocar el portabebé por encima del abrigo, lo que, de nuevo, va a dificultar el ajuste, ya que los abrigos y chaquetas suelen ser prendas "gordas" y un poco engorrosas.
  • Cuando ponemos al bebé en un buzo y le metemos en el portabebé, estamos poniendo entre su cuerpo y el nuestro dos capas aislantes: su abrigo y el nuestro. De este modo, el bebé queda separado del calor del adulto y, por otro lado, está quieto, por lo que tampoco genera calor por sí mismo (lo mismo ocurre cuando van en el carrito, por eso se suele añadir el saco al abrigo del bebé cuando se sale a pasear con la silla o carro).
  • Si salimos a pasear con el bebé con su abrigo y el portabebé encima del nuestro y entramos en un sitio con calefacción tendríamos que quitarnos al bebé del portabebé, quitarnos nuestro abrigo y luego el suyo para luego repetir toda la operación a la inversa a la hora de salir... Además, si el bebé está tranquilo o dormido, estas operaciones seguro que le molestarían.

 

¿Cuáles son las ventajas de una prenda de abrigo de porteo?

 

  • Para mí, la principal ventaja de las prendas de abrigo de porteo es la comodidad. Enlazando con el principio del post, si usamos el porteo para facilitarnos la vida y salir más rápido de casa, sin necesidad de demasiado jaleo, también necesitamos una solución de abrigo que sea rápida y sencilla. Y las prendas de porteo aportan esta rapidez y sencillez ya que nos permiten abrigar y desabrigar al bebé (cobertor) o a bebé y adulto juntos (abrigo de porteo) en un solo gesto, que apenas requiere esfuerzo.
  • Otra ventaja importantísima, desde mi punto de vista, es la gestión del calor. Nos colocamos al portabebé en su mochila, fular, bandolera, mei-tai, etc. igual que cuando estamos en un sitio caldeado, nos abrigamos y salimos a la calle. En este caso no hay nada que nos aisle del bebé, por lo que el calor que genera el adulto que portea sirve para mantener calentito también al bebé y la prenda de abrigo aisla a ambos a la vez del frío y las inclemencias del tiempo del exterior. Lo único que necesitará el bebé será un gorrito adicional si la prenda de abrigo que hemos elegido no dispone de él. Con un cobertor de porteo o abrigo de porteo el adulto funciona como una estufa o generador de calor y el bebé no necesita tantas capas de tela para mantenerse caliente.
  • Al prescindir del buzo o prenda de abrigo del bebé, mantendremos los ajustes normales de nuestro portabebé, por lo que podremos ponerlo y quitarlo con la sencillez, facilidad y rapidez con la que lo hacemos siempre.
  • Cuando entremos en un lugar en el que hace calor (una tienda, la casa de un familiar, el transporte público, etc.) y no queramos pasar calor, tan solo tendremos que quitarnos el abrigo o quitarle al bebé el cobertor de porteo, para que esté confortable en las nuevas condiciones. Para salir, de nuevo, de un movimiento nos volvemos a abrigar y listos para afrontar el frío, la lluvia o lo que haga falta.

 

¿Abrigo de porteo o cobertor?

 

A la hora de elegir entre abrigo de porteo o cobertor hay que tener en cuenta diversas variables para conseguir una solución que se adapte bien a las necesidades de cada persona, cada bebé y cada familia.

  • Presupuesto: los cobertores de porteo son más baratos. Los tienes disponibles en rebajas desde 26,99 €, aunque hay opciones más sofisticadas en las que tendrás que invertir algo más de dinero. Aún así, en general, siempre es más barato un cobertor que un abrigo de porteo.
  • Uso: si vas a portear intensivamente y a usar el abrigo varias veces todos los días, entonces seguro que agradeces la comodidad de poder abrigaros tú y tu bebé en un solo gesto y amortizarás la inversión algo mayor que supone un abrigo de porteo frente a un cobertor de porteo.
  • Porteadores: Si una sola persona portea al bebé la mayor parte del tiempo, entonces la opción más cómoda es un abrigo. Si ambos progenitores portean al bebé intensivamente, el cobertor de porteo es una prenda de ropa que se puede compartir sin problema entre los dos, sea cual sea la talla. Otra opción, obviamente, es adquirir un abrigo para el adulto que más portee y un cobertor como complemento para cuando sea otra persona la que lleve al bebé en el portabebé.
  • Entorno: si nos movemos por ciudad o solemos salir mucho de excursión al campo, tendremos que valorar opciones diferentes. Hay abrigos y cobertores que "solo" protegen del frío, pero no son impermeables. Hay otros que ya llevan incoporado un tratamiento impermeable e incluso hay opciones, como el 3 en 1 de Hoppediz, en el que podemos configurar la prenda de abrigo de diferentes maneras en para abrigo, lluvia o función cortavientos. 
  • Talla: si tienes una talla "estándar" será más fácil que encuentres un abrigo que se adapte a tus gustos y a tus necesidades. A medida que nos vamos saliendo de la media, es más difícil encontrar una opción que nos guste estéticamente y además se adapte a nuestras medidas. Yo (Eloísa) soy más alta que la media para las mujeres españolas y bastante robusta, por lo que me costó encontrar abrigos de porteo adaptados a mi tallaje, aunque alguno tuve. También fui usuaria de cobertor, que compartía con mi marido a la hora de portear a nuestro bebé.
  • Estética: Hace unos años había pocas opciones en cuanto a abrigos de porteo y la estética era más bien tipo "deportivo". Hoy en día tienes múltiples opciones a tu disposición en abrigos de porteo, muy a la moda, que te permiten usar tu abrigo, incluso sin bebé, y que nadie se percate de que es un abrigo de porteo. Los cobertores, en este sentido, han evolucionado algo menos. La ventaja estética del cobertor es que te permite usar el abrigo que tú quieras y luego añadirle el cobertor. No tienes que elegir entre las opciones de abrigos de porteo, sino que puedes ir a cualquier tienda a comprar tu abrigo para esta temporada, o tirar de los que ya tienes, y añadir el cobertor con una mínima inversión y sin preocuparte de si te sienta bien o no ;-)
  • Cuándo vas a empezar a usarlo: Si durante el embarazo ya tienes claro que vas a portear a tu bebé, puedes comprar tu abrigo de porteo cuando ya no te quepan los abrigos convencionales. La mayoría de los abrigos de porteo incluyen soluciones o insertos específicos para el embarazo. Así, tienes un abrigo versátil: abrigo tal cual, abrigo de embarazo y abrigo de porteo. Y no tendrás que invertir en un abrigo para tu embarazo que luego no podrás usar más adelante.
  • Posición de porteo: ten en cuenta también la posición en la que sueles portear al bebé. Si sueles portear delante o a la cadera tendrás más o menos facilidad con un cobertor o con un abrigo de porteo. Sin embargo, si porteas normalmente a la espalda, el cobertor te obliga a abrigarte primero tú, luego poner el portabebés con tu bebé y por último el cobertor, perdiéndose muchas de las ventajas que hemos comentado.
  • Edad del bebé: Un bebé recién nacido irá mucho tiempo en el portabebé sin moverse. Un bebé más mayorcito nos puede pedir subir y bajar varias veces a lo largo de un paseo. Quizás en este último caso, sea más cómodo que el niño vaya ya con su propio abrigo y dispongamos de un cobertor para cuando le subimos en el portabebé.

 

Otras ayudas para el porteo en invierno

 

Recuerda que si vas a portear a tu bebé en invierno, ponemos a tu disposición otros productos que te resultarán muy útiles tanto para los momentos de porteo como para el resto del día a día:

  • Botas o booties de porteo: una selección de botitas de materiales naturales que mantendrán los pies de tu bebé aislados del frío.
  • Bufandas y buzos.
  • Baby-Legs y Calentadores: una amplia gama de calentadores en diferentes materiales (lana, algodón, algodón orgánico) para usar en las piernas de tu bebé, en los brazos, como protectores de tirantes para mochilas, etc.

 

Recuerda que, si necesitas ayuda, hemos usado todos los productos que vendemos en nuestras propias familias, por lo que podemos asesorarte desde la experiencia personal además de la profesional. No dudes en contactar en info@ohlaluna.com

 

Déjanos un comentario