Nuestra tienda usa cookies

Alguna de estas cookies son esenciales para el funcionamiento de la tienda, mientras que otras nos ayudan a mejorar tu experiencia aportándonos datos sobre como usáis el sitio. Para una información más detallada de las cookies que usamos, por favor, revisa nuestra Pólitica de Cookies

Acepta la configuración

Bisfenol A y otras palabras que no quieres en la comida de tus hijos

Publicado por Eloisa 22/04/2019 0 Comentario(s)

El bisfenol A, también conocido como BPA, es un compuesto orgánico presente en muchos plásticos. Aunque su presencia en muchos productos de nuestra vida diaria sea de lo más normal, en realidad no es nada deseable, ya que se ha demostrado su capacidad para unirse a los receptores de estrógenos del cuerpo humano, lo que lo convierte en lo que se denomina un “disruptor endocrino”, es decir, un compuesto capaz de interferir en el correcto funcionamiento del sistema hormonal de las personas.

 

El peligro del BPA es su presencia en los alimentos o productos que usamos para la alimentación, ya que es su principal vía de entrada en el cuerpo humano. Además, los niños, están especialmente expuestos a lo peligros de estos compuestos; en primer lugar, por la relación dósis-tamaño, se pueden ver mucho más afectados por la cantidad de BPA respecto a su peso corporal que un adulto. En segundo lugar, porque muchos productos pensados y diseñados para la alimentación de los bebés están fabricados con plásticos que son susceptibles de contener bisfenoles.

 

Tanto es así, que la Union Europea prohibió hace ya varios años la venta de biberones de plástico con BPA por sus posibles efectos perjudiciales para la salud. Muchos tuppers y utensilios de plástico pueden desprender BPA con el calor, por eso es mejor no usarlos para calentar alimentos en el microondas y lavarlos a mano en lugar de en el lavavajillas. En caso de querer realizar este uso, es mejor asegurarse primero de que el plástico está libre de bisfenoles.

 

Hay que evitar los plásticos tipo 3, 6 y 7 (número de identificación de los distintos tipos de plástico que debe ir impreso dentro de un triángulo con los ángulos redondeados, formado por tres flechas. Los envases de tipo 2 (HDPE), los de tipo 4 (LDPE), 5 (PP) y todos los 7 que están libres de  BPA y son adecuados para uso alimentario o infantil

 

Los ptalatos (también conocidos como talatos o ftalatos) son otro compuesto químico presente en los productos plásticos. En concreto, son productos que se utilizan para dar flexibilidad y suavidad al plástico y un  componente del PVC. Son también sospechosos de ser perjudiciales para la salud, en especial para las embarazadas y los bebés. Diversos estudios los presentan también como disruptores endocrinos y compuestos que aumentan la probabilidad de sufrir cáncer y otras enfermedades.

 

Plomo y otros metales pesados, como el cadmio o el mercurio. Son peligrosos para la salud ya que una vez introducidos en el organismo es prácticamente imposible eliminarlos y su efecto acumulativo puede producir diversos síndromes y enfermedades en el cuerpo. Una vez más, los bebés y los niños pequeños son más sensibles a este tipo de intoxicaciones dado el menor tamaño de su cuerpo respecto al de un adulto, lo que aumenta el nivel dosis/respuesta. Los metales pesados son tóxicos para el hígado, el riñón y el sistema nervioso y pueden llegar a ser cancerígenos.

 

Aluminio. Es un metal muy usado en cocina y no tiene por qué ser peligroso, a no ser que se desprendan partículas de aluminio que se introduzcan o adhieran a los alimentos y, por tanto, terminemos ingiriéndolas. El aluminio puede tener un efecto acumulativo nocivo sobre el organismo, similar al de los metales pesados. Especialmente importante es tener cuidado con el papel de aluminio y otros recipientes “blandos” (como moldes) de este material, que en contacto con alimentos ácidos (como el tomate o el vinagre) y el calor, puede desprender gran cantidad de partículas.

 

Teflón. Es la estrella de las sartenes antiadherentes. El problema no está tanto en el tefón en si mismo como en los químicos que se usan para fijar el recubrimiento de teflón en los utensilios de cocina. Cuando estos se rayan o desgastan, estas sustancias nocivas se desprenden y se traspasan a la comida, sobre todo con el calor. De hecho, la Unión Europea ha prohibido ya el uso de alguno de estos materiales.

 

Frente a estos materiales con riesgos reales y potenciales para la salud de tu hijo y la de toda la familia, te proponemos el uso de materiales alternativos al plástico, mucho más seguros para el organismo, pero, en muchos casos, también más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente: tanto por su durabilidad, como por la capacidad de reciclarse o degradarse al final de su vida útil.

 

Ácero inoxidable: Debería ser la estrella de todas las cocinas debido a su estabilidad frente a la corrosión, su larga vida útil, su facilidad de limpieza, sus propiedades antibacterianas y su resistencia al frío y al calor extremos. Además, no desprende moléculas y no modifica el sabor de los alimentos que se cocinan o almacenan en estos recipientes. El acero inoxidable se puede usar tanto para la fabricación de instrumentos de cocina (cuchillos, coladores, cazos, espátulas, etc.) como de recipientes.

 

Te recomendamos especialmente nuestras botellas de doble capa de acero inoxidable termorreguladoras de la marca Chilly’s. Son botellas muy prácticas, disponibles en distintos tamaños, colores y estampados y mantienen tus bebidas calientes hasta 12 horas y frías hasta 24 horas. No solo te ofrecen la seguridad de no tener ningún material nocivo, sino que te permitirán ahorrar mucho dinero en botellitas de agua mineral y mucho plástico al medio ambiente. Su estructura y diseño las hace resistentes a los golpes, por lo que son ideales para dejar que hasta los más pequeños de la casa la puedan usar de manera autónoma. Además, el diseño de su tapón te permitirá transportar bebidas con gas sin que pierdan presión.

 

De acero inoxidable también te ofrecemos los portacomidas de la marca Kooleco, ideales para desayunos, meriendas, almuerzos y comidas. Fáciles de abrir y cerrar, estancos y que te permiten llevar uno o dos preparaciones diferentes, sin alterar el sabor y con la máxima seguridad alimentaria.  Y para las comidas más divertidas y seguras, no te pierdas las vajillas de Innobaby: bandejas para comidas fabricadas en acero inoxidable con divertidas formas de automóviles y colores, cajas de bento para llevar la comida fuera de casa, tazas y cubiertos. De todo para alimentar a tu bebé con un producto seguro y a prueba de golpes.

 

Vidrio: los recipientes de vidrio o de cristal se han usado tradicionalmente en la alimentación y ofrecen un alto grado de seguridad, ya que están libres de químicos contaminantes. No alteran el sabor de los alimentos, es fácil saber si están bien limpios y quizás la principal desventaja de su uso es la posibilidad de rotura. En www.ohlaluna.com te ofrecemos productos de cristal de borosilicato, un tipo de vidrio que está especialmente diseñado para ofrecerte todas las ventajas del cristal, pero con un menor riesgo de rotura frente a golpes y con mayor resistencia frente a los cambios de temperatura. No te pierdas nuestra selección de botellas Life Factory y Equa, calidad en cristal de borosilicato para tu agua o tus alimentos líquidos con fundas de silicona que facilitan su uso y aumentan su resistencia y durabilidad.

 

Silicona: un polímero sintético obtenido a partir del sílice de arena. Esto lo convierte en un producto muy sostenible, barato y reistente. Se usa en cocina y alimentación como opción frente al plástico por ser un material libre de bisfenoles, ptalatos, metales pesados y otros contaminantes típicos del derivado del petróleo. Además la silicona es un material antiadherente, lo que facilita su limpieza, y muy estable frente a cambios de temperatura, por lo que se puede usar con seguridad en el horno, el congelador, el microondas o al lavavajillas.

 

Su uso se ha popularizado mucho en moldes de reposteria, pero también ofrece una gran posibilidad de usos alimentarios. En nuestra web podrás encontrar una gran variedad de platos y vajillas de silicona (EZPZ, Easy Tots, Kushies, etc.),  pero también en pajitas, bolsas porta-alimentos, vasos, bandejas, pero también para collares, mordedores y otros dispositivos diseñados para que los peques los chupen o manipulen con las manos y la boca.

Déjanos un comentario