Nuestra tienda usa cookies

Alguna de estas cookies son esenciales para el funcionamiento de la tienda, mientras que otras nos ayudan a mejorar tu experiencia aportándonos datos sobre como usáis el sitio. Para una información más detallada de las cookies que usamos, por favor, revisa nuestra Pólitica de Cookies

Acepta la configuración

Consejos generales sobre el lavado y cuidado de pañales de tela

Publicado por Eloisa 02/09/2019 2 Comentario(s)

Cómo lavar los pañales de tela es una de las principales dudas de muchas familiar principiantes en el mundo de los pañales reutilizables. A veces supone un gran quebradero de cabeza encontrar una rutina de lavado que sea práctica, eficaz y, a la vez, sencilla y adaptable a las costumbres de cada hogar y cada familia. Además cada vez hay más artículos en Internet que proponen diferentes rutinas de lavado, afirmando que el resto están mal.

 

Por eso vamos a publicar una serie de artículos orientados a ponerte las cosas un poco más fáciles a la hora de lavar tus pañales de tela. En este artículo no vamos a hablar de olores o de strips o de rutinas de lavado, sino que te queremos dar unos consejos generales y muy lógicos a tener en cuenta a la hora de lavar tus pañales de tela y que seguro que también te servirán para optimizar el resto de tu colada, tanto con ropa como con textiles del hogar.

 

Lee detenidamente la etiqueta. En la etiqueta de la prenda o del pañal suele figurar información sobre la composición de la prenda y las instrucciones de cuidado. En el caso de los pañales, tienes que tener en cuenta que muchas veces las distintas partes que componen el sistema o sistemas que hemos elegido requieren cuidados diferentes. Por ejemplo, en un pañal todo en dos, las recomendaciones de lavado pueden ser diferentes para la parte exterior impermeable que para la parte interior absorbente… o no. Por eso es importante buscar y leer detenidamente la etiqueta o las instrucciones de cuidado que cada fabricante da para sus productos. Seguir las recomendaciones de cuidado y lavado de tus pañales (y de tus prendas de ropa y textiles de tu hogar), no solo te permitirá mantenerlos en condiciones óptimas durante mucho tiempo sino que, además, te permitirá mantener la garantía del producto durante toda su duración. Es decir, si en la etiqueta de un pañal figura expresamente que no se pueden usar lejías o cloro en el lavado y tú decides hacerlo, perderás la garantía del producto. Si en una etiqueta figura la indicación “mantener alejado de fuentes de calor” y metes tu pañal en la secadora, igualmente, perderías la garantía del producto.

 

No usar aditivos innecesarios. Normalmente para usar pañales de tela se recomienda usar un detergente sin enzimas, perfumes, blanqueantes o suavizantes. Sobre todo, en este último caso, hay mucha gente que recomienda “sustituir el suavizante por vinagre”… Y no siendo una mala opción para otros textiles, es completamente innecesario e incluso puede llegar a ser perjudicial para tus pañales de tela ya que el ácido del vinagre deteriora las gomas, que se pueden dar de sí o picar innecesariamente, disminuyendo el ajuste y rendimiento de tus pañales de tela. Para evitar el efecto “acartonamiento” de la ropa tras el lavado la mejor solución suele ser reducir la cantidad de detergente utilizado en la colada. Normalmente es necesario “suavizar” la ropa porque usamos demasiado detergente y este no se termina de aclarar y se queda adherido a las fibras, que se quedan con esa textura “acartonada” o “rasposa” tan desagradable. Reducir la cantidad de detergente y programar un aclarado extra para asegurarnos de que no quedan restos de ningún producto limpiador es la mejor solución para que la ropa siga saliendo tan suave de la lavadora como si usaras suavizante.

 

Mi experiencia personal respecto a la cantidad de detergente es la siguiente: Antes de usar pañales de tela yo leía las instrucciones del jabón o detergente y siempre usaba la cantidad para ropa muy sucia “y un poquito más por si acaso que nunca viene mal”. Luego, claro, suavizante “a cascoporro”. Sin embargo, cuando empecé a usar pañales de tela me di cuenta de que al usar menos jabón el suavizante era completamente innecesario. Hoy, llevo ya más de 10 años sin comprar suavizante, ni para los pañales ni para la ropa normal. De hecho, cuando alguien me pasa ropa para los niños lo primero que hago es lavarla porque si huele a suavizante, me resulta un aroma demasiado químico, artificial y que no le aporta nada a la ropa. Así que usar pañales de tela no solo ha sido beneficioso para el medio ambiente (menos resíduos, menos vertidos de detergente, menos gasto de agua, etc.) sino también para mi bolsillo en la compra diaria, ya que me ha permitido eliminar gastos innecesarios en detergente (al usar menos cantidad) y eliminar completamente el gasto en suavizantes. A lo mejor en el día a día es poco, pero imaginad la cantidad de dinero que suma todo ese suavizante y detergente para una familia de cinco personas a lo largo de diez años.

Si te gusta tener algo de aroma en tu ropa puedes probar a usar algunas flores o hierbas secas, como lavanda, en un saquito de tela en el cajón donde guardes tus prendas y así tendrás un olor suave, natural y que no afectará a la duración y rendimiento de tus textiles.

 

En cuanto a los blanqueadores o percarbonatos son productos de los que no se debería abusar ya que no aportan demasiado, además de blanquear el tejido. Nuestra opinión es que lo importante es que el tejido de tus pañales esté bien limpio aunque no sea de color “blanco nuclear”. Lo importante, repetimos, es que el pañal esté limpio y eso se consigue con una buena rutina de lavado. A veces se tiende a añadir cantidades desmesuradas de percarbonato a temperaturas a las que este producto no se disuelve, lo que conduce a que se queden restos en la tela, con los consiguientes problemas de olores o incluso de irritación en la piel del bebé. Te recordamos que si vas a usar percarbonato en tu colada de pañales, la cantidad máxima recomendada sería una cucharita de las de café, preferentemente ya disuelta en agua antes de añadir a la lavadora ya que el percarbonato necesita que el agua esté como mínimo a 40 ºC para disolverse y hay veces que lavamos a menor temperatura o la lavadora tarda medio ciclo de lavado o más en alcanzarla.

 

 

En cualquier caso, si quieres blanquear tus pañales, lo más económico y ecológico es tenderlos al sol. El sol se come las manchas (ojo, también tiende a difuminar la intensidad de los colores de tus estampados o prendas de color) y tiene también un efecto bactericida. Si vas a tender tus pañales al sol, recuerda hacerlo con la parte interior hacia el sol y la exterior (sobre todo si tiene estampado o color) hacia la sombra.

 

A la hora de tender tus pañales, hazlo con todas sus partes desmontadas. Si tiendes un pañal todo en dos con el absorbente puesto no solo tardará más en secar sino que probablemente estés sometiendo las gomas al peso del pañal húmedo completo y tenderán a estirarse y desgastarse antes de tiempo. Lo mismo con el resto de pañales, ya sean todo en uno, ajustados, rellenables o cualquier otro tipo. De hecho, aunque ocupen más espacio es mejor tender los pañales en horizontal (una pinza en la parte delantera y otra en la parte trasera) que en vertical (una pinza en la parte derecha del pañal y otra en la izquierda), ya que de esta manera sometemos a un menor estrés a las gomas y lograremos que nos mantengan un mejor ajuste durante mucho tiempo.

 

 

Almacena tus pañales limpios en un cajón, cesta, caja o estantería aireada. Evita los contenedores estancos. Esto permitirá respirar a los tejidos y que se evapore cualquier resto leve de humedad que haya podido quedar en los pliegues o zonas donde tiende a acumularse el tejido. De este modo, alargaremos la vida útil de nuestros tejidos y, además evitaremos la aparición de los indeseados hongos. De hecho, si tienes espacio y tiempo, es mucho mejor guardar y almacenar los pañales “abiertos”, es decir, desplegados del todo, que cerrados. De este modo se airean más y mejor y tenderán a coger menos olores o a tener problemas por el deterioro del tejido. El problema es que esta opción requiere más espacio y más previsión a la hora del cambio de pañal, sobre todo si usamos sistemas rellenables o de talla única, por ejemplo, ya que en el momento del cambio de pañal lo ideal es tener el pañal listo para poner y no tener que estar rellenándolo sobre la marcha o ajustando los snaps de talla.

 

Aprovecha las bolsitas de silica gel o gel de sílice que puedes encontrar en algunos productos, como zapatos. Estas pequeñas bolsitas contienen unas bolitas de gel de sílice especialmente diseñadas para absober la humedad en los lugares cerrados. Si te encuentras alguna en alguno de los productos que compres, no la tires; en cambio, guárdala en el fondo de tu cajón de pañales, ya que absorberá cualquier tipo de humedad en el cajón cerrado y evitará que dañe tus pañales.

 

Es importante que mantengas estas bolsitas alejadas de los niños, así que lo mejor es colocarlas al fondo del cajón donde sean menos accesibles para los hermanos mayores o incluso dentro de una bolsa de tela bien cerrada y anudada para que ellos no la puedan abrir. Aunque las perlas de sílice, en principio, no son tóxicas, sí que lo son algunos aditivos que se usan para estos saquitos secantes, así que cualquier precaución es poca.

 

Trata los distintos tejidos según sus propiedades y características. El cáñamo, por ejemplo, se pone muy tieso tras el secado y unos cuantos estirones o frotados entre dos absorbentes son la clave para ablandarlos. El algodón no sale tan tieso, pero si prefieres suavidad, elige la franela frente al rizo, ya que la franela es mucho más suave. El bambú es un tejido más delicado ya que suele estar compuesto por un hilo de bambú emtretetejido en una maya de nylon o poliéster. Requiere más cuidados, sobre todo con la humedad a la hora del secado y del almacenaje en sucio hasta el lavado  para que nos dure mucho tiempo en las mejores condiciones.

2 Comentario(s)

Valeria Iturria Vögler:
25/09/2020, 09:38:40 PM
Responder

Hola buenas, acabo de estrenar los pop in que os compré hace unos meses, y he hecho mi primera lavadora con el líquido de hervir las nueces de lavado que también os compré (visto el vídeo de Elena en Youtube) . El único problema que he tenido, ya que ha salido la colada libre de olor, es que no se va el amarillo de la caca. Antes de poner en lavadora, he enjuagado la caca, pues lo ponía en las instrucciones de lavado. Gracias.

Valeria Iturria Vögler:
25/09/2020, 09:40:50 PM

Vaya, no sabía que se publicaba automáticamente, pretendía preguntar en privado.

Valeria Iturria Vögler:
25/09/2020, 10:08:01 PM
Responder

¿Me habrá faltado temperatura? Los he lavado a 30 y pone hasta 60, pero el programa de lavado que me centrífuga a 800 como pide en el manual, me lava a 30

Déjanos un comentario