El Tonga esuna redecilla tejida a máquina yen algodón de la mejor calidad. Tiene su origen en las investigaciones de la Antropóloga Arlette SCHLEGEL LIEBERT, que tras observar diversas poblaciones de distintos países adaptó su concepción al uso en occidente.

Se apoya sobre un sólo hombro, y es recomendable colocarlo lo mas cerca posible, e incluso sobre el propio hombro, y no dejarlo cerca del cuello, para evitar que sufra la zona cervical ya que carga el peso de modo asimétrico. Se instala correctamente llevando uno de los bordes de la red hasta las corvas del bebé (parte trasera de las rodillas), y subiendo el otro borde de la red por la espalda del bebé (cuanto mayor sea el peque, menos red quedará en su espalda). A este fácil manejo, le unimos su pequeño tamaño (probablemente es el portabebé más pequeño), y su ajustado precio y obtenemos un imprescindible del porteo. El Tonga sabrá conquistarte.

Postura correcta
Más que un portabebé para largos tiempos y/o trayectos, el Tonga es un excelente “ayudabrazos“. Podemos colocar al bebé (o niño) erguido sobre la cadera o vientre, tal y como les colocamos cuando les cogemos en brazos. Igualmente, un bebé pequeño puede ir en posición tumbado siempre que con un brazo le sigamos sosteniendo parcialmente. Y, en el otro extremo, un niño más grande podrá ser llevado en la espalda, erguido, como cuando les llevamos a “caballito”.