Curso de masaje infantil

Quizás aprendiste a darle un masaje agradable a tu bebé, momento que disfrutábais enormemente en familia, pero ahora tu hijo ya no es un bebé, sino un pequeño explorador que no para cinco minutos quieto y echas de menos aquellos ratos de tranquilidad y comunicación especial que compartíais. Quizás te quedaste con las ganas de aprender y ahora, que tu hijo empieza a andar, te parece "tarde" porque ya es más un niño que un bebete. A lo mejor con tu primer hijo no te planteaste el masaje, pero ahora ha nacido tu segundo (o tercero o cuarto) hijo y te parece (o te han contado) que el masaje es una excelente herramienta para introducir al nuevo miembro en la familia y evitar problemas de celos entre hermanos...

Sea cual sea tu situación, nuestros niños, tengan la edad que tengan, siempre van a disfrutar de un buen rato de intimidad, y el masaje puede ser la herramienta que nos ayude a crear ese lugar y momento de comunicación. No importa que tu hijo ya hable, el masaje siempre potencia la comunicación y la escucha mutua, tanto a nivel hablado como en todos los demás niveles: el tacto es un lenguaje universal. Nos permite comunicarnos de una manera básica e intuitiva con el cuerpo y las emociones de nuestro-s hijo-s. Además, el tacto nos ayuda a promover un desarrollo físico, psicológico y afectivo sanos y ricos; potenciando los vínculos afectivos entre los implicados. El tacto es, hasta los 12 años aproximadamente, el sentido predominante para integrar la información del mundo exterior, es decir, para aprender.

Me voy a permitir copiarme a mí misma para contaros los beneficios del masaje para bebés (tienes la información del curso de Masaje para Bebés aquí) tanto para el bebé como para los padres, y les voy a añadir los beneficios en el caso de los niños, que es el que nos ocupa. Algunos de los beneficios que aporta el masaje infantil son:

Para el niño:

  • Fortalece y beneficias sus sistemas en formación: el inmunológico, el digestivo (ayuda a aliviar gases y estreñimiento), el respiratorio (equilibra los niveles de oxígeno), el circulatorio, el neurológico (facilita la mielinización), el endocrino (reduce las hormonas del estrés), el muscular (tiene un efecto relajante y tonificante de la musculatura).
  • Les ayuda a conocer su propio cuerpo, ayudando a integrar su esquema corporal.
  • Estrecha los vínculos afectivos, proporcionándole seguridad y ayudando a aumentar su autoestima.
  • Fomenta la comunicación con el exterior; así como al expresión de sus sentimientos ofreciéndole soporte y contención.
  • Le ayuda a liberar las tensiones, tanto físicas como emocionales. Les enseña a relajarse, facilitando como consecuencia un sueño más largo y de mejor calidad. 
  • Descubren el cuerpo, propio y ajeno, conociendo el respeto propio y a los demás. Aprenden qué les gusta, qué no, que tienen derecho a pedir lo que desean, a negarse a lo que no desean y a ser respetados y amados por y pese a ello. Y a tratar al "otro" en las mismas condiciones.
  • Reconocen el contacto como un medio válido de comunicación, más allá de las palabras: el valor de un abrazo, el significado de una caricia, el placer en unas cosquillas, la compañía de una mano que sostiene la tuya...
  • En caso de la llegada de nuevos miembros a la familia, la ocasión de integrarse mediante el masaje al cuidado del nuevo miembro le facilita el reconocimiento del otro, aliviando los problemas de celos o miedos.
  • En situaciones nuevas para el niño: escolarización, mudanza, vuelta al trabajo del cuidador principal, la llegada de un hermano, una separación, etc. le da al niño un apoyo, un "lugar seguro" donde refugiarse y sentirse tranquilo y a salvo.

Para el adulto:

  • Proporciona una excelente forma de comunicarse con el niño. Permite detectar y responder eficazmente a sus mensajes no verbales. Fomenta la interacción.
  • Refuerza el instinto y la intuición, así como nuestras habilidades para empatizar con nuestros hijos y poder ayudarles eficazmente, tanto en el presente como en el futuro.
  • Otorga autoconfianza y eleva la autoestima.
  • Concede un valioso tiempo centrado en sus hijos, por lo que compensa las ausencias y disminuye los inconvenientes de estar muchas horas separados. Es un espacio y un tiempo, de comunicación y diversión, muy positivos.
  • Resulta relajante, también para nosotros. Y, a estas edades, divertido, y mucho.
  • Como estrecha los vínculos positivos, favorece la consolidación de lazos familiares.

Este curso está dirigido a niños de 1 a 7 años (desde que andan, aproximadamente, hasta los 7 años), y a sus padres o cuidadores, no a profesionales. Es impartido por Elena López, Educadora de Masaje infantil por AEMI, y el curso responde a los criterios y temario de AEMI.

Durante su desarrollo, trataremos temas como:

  • Teoría y práctica del masaje: pases, cómo elegir el momento, los materiales y condiciones necesarios, etc.
  • Masaje indirecto: cómo, mediante juegos, canciones y diferentes actividades podemos hacer masaje no sólo con las manos y sin necesidad de nada más que nuestra imaginación... y la del niño.
  • Otras maneras de hacer masaje, más allá de los pases: cuentos sobre la piel, juegos de tacto, etc.
  • Pases específicos para aliviar problemas digestivos y cólicos.
  • Relajación y estimulación.
  • Y otros temas que resulten de interés para el grupo.

A lo largo de seis sesiones, de unas dos horas de duración, iremos viendo, semana tras semana, los diferentes aspectos del masaje. El esquema de una sesión incluye un rato de libre exploración del entorno, para que nuestros niños conozcan el ambiente y se conozcan entre ellos, que continuará con una presentación mediante canciones de corro, para recordar-nos nuestros nombres y qué vamos a hacer (jugar ).

Con una "línea argumental", iremos desarrollando los diferentes aspectos del masaje del día. Para empezar, Masaje indirecto. Cómo acercarnos al masaje descubriendo en primer lugar las posibilidades del tacto no sólo con las manos, sino con otros objetos y materiales. Después, diferentes herramientas de Masaje directo, para poder tocar el cuerpo de los pequeños aunque no quieran un masaje "en regla", de ahí, pasaremos a los pases de masaje como tal. Después, una parte teórica en la que aprenderemos, ya con muñecos, a hacer los movimientos concretos del masaje. Y para terminar, un tiempo de charla-debate, en el que hablaremos acerca de los aspectos que nos inquieten o preocupen, respecto a nuestros hijos.

Por ello, para que podamos poner en común nuestras experiencias y establecer un discurso enriquecedor, los grupos no serán mayores de 6 familias ni menores de 3. Los peques tendrán también una serie de materiales cada día para que puedan jugar entre ellos y con nosotros si no les apetece recibir masaje o ya estamos en la parte teórica o de charla, materiales que os pueden dar ideas para realizar en casa.

La inversión incluye el material. Este se irá repartiendo sesión a sesión, e incluye documentación referente a la parte teórica, la guía de los pases de masaje, y lecturas relacionadas con los temas propuestos para debate. También los materiales con los que trabajaremos el masaje indirecto y los juegos de tacto. Si tienes más de un hijo, es necesario que acuda un adulto por cada niño, consúltanos el precio según tus necesidades. Si alguno de tus hijos es un bebé que aún no anda, incorporaremos algunas sesiones extra para contarte las diferencias del masaje bebé-niño, así como los pases, igualmente, consulta con nosotros el precio de estas sesiones extra y la disponibilidad horaria. 

El masaje se muestra a través de un muñeco, tan sólo los padres (o cuidadores) masajearán a su-s niño-s. Los educadores de masaje no administramos terapia ni damos masaje a los bebés y niños. Simplemente mostramos los pases y damos herramientas e ideas, ya que el objetivo principal es favorecer el encuentro entre padres e hijos. Nuestra aspiración es que los padres aprendan a observar, comprender y comunicarse con sus hijos, mediante unos movimientos de masaje suaves, para crear momentos de contacto y aprendizaje inolvidables; y que descubran su propio potencial nutridor.

Llámanos (91 155 1700) o escríbenos (info@ohlaluna.com) para confirmar la fecha del comienzo del siguiente curso, así como la disponilibidad de plazas del mismo. Puedes darte de alta en nuestro boletín para conocer toda nuestra agenda de actividades con antelación.

Y estas son algunas opiniones de familias que han participado.

  • Eloísa dice: "...ideas muy gratificantes par jugar “corporalmente” con mis hijos, fomentando momentos de contacto que suelen ser menos frecuentes a medida que van creciendo", "Me he reafirmado en mi creencia de la necesidad de respetar sus ritmos y su individualidad."
  • Ana: "Un lugar donde compartir una actividad en familia, aprender diferentes formas de dar un masaje, compartir un ratito de tertulia...", "Una de las cosas que he aprendido es una forma diferente de entregar mimos. Hemos encontrado una forma de consuelo, aunque ya lo haciamos (con caricias) cuando por ejemplo le duele la tripita o se da un golpe, el ofrecerle un masaje le ayuda a relajarse y a sentirse mejor. Simplemente pronunciar la palabra masaje ya la tranquiliza y el saber como hacer los pases por ejem. en la tripa es de gran ayuda.", "Porque el curso en si no solo es aprender a dar masajes y eso es lo que lo hace tan especial el poder ser consciente que con el juego podemos fomentar el contacto y las caricias."
  • Montse: "Aprender nuevas formas de contacto físico con mi hija, alternativas divertidas en un lugar de encuentro y distención.", "Creo que nos hemos encontrado en otro ambiente y con otras formas a las habituales, probando, me ha enseñado qué “más” le gusta y que no, y ella a mi de igual forma, es una forma muy útil expresión mutua aunque es complicado encontrar momentos en que ambas estemos receptivas para ello.", "Divertidas han sido todas las actividades preparatorias, todas han trabajado mucho la imaginación, no puedo decidirme por una en particular. Usamos todas." 

Escribir un comentario

Por favor acceda o regístrese para comentar.

Curso de masaje infantil

  • Código: De 1 a 7 años
  • Disponibilidad: En Stock
  • 150,00€
  • Sin impuestos: 123,97€

Opciones disponibles

Etiquetas: AEMI, bebé, educadora, infantil, masaje, niña, niño

 Si hay algo que cada día está más claro es la necesidad de contacto qu..
121,00€
Antes de impuestos: 100,00€
No se sabe exactamente qué provoca los llamados "cólicos del lactante", p..
30,00€
Antes de impuestos: 24,79€
La Reflexología podal es una terapia que, mediante el masaje del pie, ayuda al cuerpo a en..
30,00€
Antes de impuestos: 24,79€
Preparación y recuperación muscular, ideal antes y después del ejercicio. El us..
14,90€
Antes de impuestos: 12,31€